En el interior de su singular iglesia románica, de gran portada y ábside semicircular, se alberga el sepulcro gótico de Don Martín Fernández, conocido como Arcipresde de Hita y Señor de Pozancos.